Enterese sin tener, la vista fija...

Loading...

Desfile Militar Conmemorativo CCIII aniversario Inicio de la Independencia de Mexico

Imagen del POPO en VIVO!!!

Imagen del POPO en VIVO!!!
Imagen del POPO en vivo del CENAPRED (click para agrandar)

lunes, 27 de junio de 2011

La Marcha de las Putas, en Puebla...

El Dia de Ayer, se replicó en Puebla Cd. el movimiento que ya tiene eco mundial: LA MARCHA DE LAS PUTAS...



Pretexto para no hacer nada? pretexto para decir y escribir PUTA?... quien sabe...

organizaciones de la sociedad civil en Puebla se han sumado a La Marcha de las Putas, saliendo a caminar con el único propósito de dejar en claro que NO, es NO.

Este movimiento mundial, pretende decirle a la sociedad civil, política, religiosa y cualquiera que sea su función en este país, que no importa la vestimenta, el lugar, ni la compañía: nada justifica la imposición de relaciones sexuales, el acoso sexual o la violencia física o verbal.

La primera cruzada de este tipo tuvo origen en la ciudad de Toronto, Canadá. En esa ciudad, el 24 de enero el policía Michael Sanguinetti -durante una conferencia en la Universidad de York sobre seguridad civil- indicó que “las mujeres deben evitar vestirse como putas para no ser víctimas de la violencia sexual”.



Indignadas, las mujeres canadienses salieron a marchar el 3 de abril vestidas de tacones, ligueros, escotes y minifaldas tomaron las calles de Toronto, Canadá. A esta indignación se le unió toda la sociedad: mujeres y hombres marcharon para pedir una disculpa por parte de la policía.

El movimiento ha crecido en las redes sociales y se ha replicado en otros países y ciudades, entre ellas Roma, Paris, Buenos Aires, Santiago de Chile y el Distrito Federal. El propósito es exigir el respeto y la protección sin discriminación.

Que quede claro que la mujer no provoca VIOLENCIA, ni AGRESIÓN por el sólo hecho de ser responsable y libre al ejercer su personalidad, ideas y principios.



Rechazamos firmemente, y en una sola voz, que se siga perpetuando y naturalizando la idea de que somos culpables del acoso y ataque sexual, que el día a día en pleno siglo XXI es un enfrentamiento al salir a las calles para estudiar, trabajar, divertirnos y vivir.
Ya no más a asumirnos como objeto de estereotipos, prejuicios y discriminación. ALTO a viejos e inseguros paradigmas que generen DISCRIMINACIÓN.

Ya no más ACTOS SEXUALES FORZADOS, cuando las mujeres decimos “No”, sólo puede significar “No”.

Ya no más FALTA DE RESPETO ni fuera, ni dentro de cualquier espacio, desde cualquier civil, hasta autoridades de cualquier nivel.



Ya no más INSULTOS a la educación, por ignorancia; no más IGNORANCIA por falta de educación.

Ya no más naturalización de la violencia de género con el argumento de que es nuestra culpa porque parecemos putas. Como si ser trabajadora sexual fuera una justificación para ser violentada.
Por ello, hay que unirse a “La Marcha de la Putas”



¿Por qué putas? Históricamente el término “puta” se encuentra cargado de un significado negativo y peyorativo puta es una mujer promiscua, que tiene relaciones sexuales por dinero, por placer, que viste de manera inapropiada, que no es una buena mujer.

El término sirve como una forma de insulto o etiqueta para el comportamiento de mujeres que se encuentran fuera de lo que la sociedad considera adecuado y aceptable.

Con esta marcha, nos apropiamos de la palabra “puta” para rechazar cualquier tipo de violencia ejercida hacia nosotras con el pretexto de nuestra apariencia y manifestamos que ni las trabajadoras sexuales ni ninguna mujer debe ser violentada “por puta”.

Cansadas de escuchar que las mujeres provocamos y por ende somos las culpables, hoy decidimos organizarnos para decir… ¡Basta! Yo decido sobre mi cuerpo y No, es No.



♀ Si me pongo medias de red y tacones de aguja: no, significa no.
♀ Si la apertura de mi falda sube hasta mi muslo: no, significa no.
♀ Si en cualquier momento decido no consumar el acto sexual: no, significa no.
♀ Si me pongo una borrachera marca no se asuste: no, significa no.
Si bailo de forma sensual: no, significa no.

Si el escote de mi vestido es épico e invitador: no, significa no. NO, SIGNIFICA NO.



PUEBLA...
El derecho a usar escote y minifalda, y a disfrutar la sexualidad sin ser agredidas, fue lo que motivó que este domingo se congregaran decenas de mujeres en el zócalo de Puebla en un acto llamado La Marcha de las Putas, bajo la consigna “No es No”.




Más que una marcha se desarrolló un acto en el que se realizaron performance, pronunciamientos y lecturas para denunciar las formas en las que son agraviadas las mujeres: verbal, física y emocionalmente. Todo ello bajo la protesta única de no a la discriminación, al acoso y violencia sexual. La consigna era fuerte y clara, “No es No”.

Natalí Hernández de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México, explicó que no se trata de una protesta de sexoservidoras, sino de mujeres que por hacer uso pleno de su libertad son acosadas y discriminadas, incluso llamadas putas, aunque no se dediquen a esa actividad.

Las mujeres están fastidiadas de ser vistas únicamente como objetos sexuales, de no poder salir a la calle y lucir una prenda por el temor a ser insultadas, etiquetadas y hasta agredidas. Exigen ser respetadas.

Algunas de las pancartas titulaban: “No soy una vagina, tampoco unos pechos, soy una mujer exigiendo mis derechos”, “la minifalda es mi derecho, respetarme tu obligación”, “acosador: no es mi escote lo que te provoca, es tu ignorancia”, entre otras.



A las asistentes se les invitaba a escribir en el “muro del desagravio” un espacio en donde describían el exceso del que fueron objeto.

Este movimiento es impulsado por la red por los derechos sexuales y reproductivos en México y el Contingente-Pue,

Tiene su origen en Canadá y a su vez se ha realizado en distintos puntos del país como Querétaro, Morelos, Yucatán y el Distrito Federal.

“Me llaman puta porque tengo amigos”, “Dicen que soy puta porque tomo cerveza con mis amigas”. “Mis ojos no son estos ( . )( . )”, “Me manosearon en el camión por usar pantalones ajustados”, “Antes que mi primer beso me dieron mi primera nalgada” son algunas de las frases, pequeñas historias de agresión y acoso que quedaron escritas en la memoria colectiva, ayer en el zócalo de Puebla.


La Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (@DdeserPue) y el Contigente Puebla (@ContingentePue) fueron las organizaciones ciudadanas que convocaron este domingo a un acto en apoyo a “La Marcha de las Putas”, una manifestación que inició en Canadá y que ha recorrido ya una buena parte del mundo y de nuestro país. Ayer, por ejemplo, también hubo sendas celebraciones en las ciudades de Cuernavaca y Morelia.
A diferencia de otros lugares, en Puebla se realizó una marcha simbólica (sólo alrededor del zócalo) y un acto en el que se presentaron dos perfomances y diversas actividades en las que participaron Acción Directa Autogestiva (ADA), Mujeres Dignas, el Programa de Hombres contra la Violencia, Colectivo Respeto, Colectivo Aquelarre, Las Bigotonas, Sor Juanísima, Gabriela Aragón, Patricia Lezama y Adriana Peregrina.
“La Marcha de las Putas” es un movimiento internacional que rechaza se señale a la mujer como culpable o provocadora de agresiones en su contra por la manera de vestir, el lugar donde se encuentra, con quien esté o incluso por manifestar abiertamente su forma de pensar.
No hay legislación de género, sólo populismo legislativo
“En Puebla las activistas habíamos abandonado el activismo, creímos que ya teníamos la cuota de género, que ya habíamos obtenido una ley para la vida sin violencia, y nos sentamos. Y estos chavos nos están enseñando que las cosas no son así, que las cosas no han cambiado. A nosotros el arcoiris no nos trajo el cambio, al contrario nos trajo un grandísimo retroceso legislativo con enormes errores”, reconoce la ex diputada Susana Wuotto.
“Sí, yo soy bien puta por defender el derecho de las mujeres, por sumarme a un plantón, por ir a una marcha para decir que no está bien que su marido le pegue, por defender a un transexual cuyo asesinato es justificado por el procurador por puta, porque una niña de doce años aparece en un tambo desmembrada y es porque andaba de putita, porque esa es la respuesta”.
Lamentó que desde el 2000 en lugar de una real legislación de género haya “pura demagogia y populismo legislativo trabajado por hombres y mujeres que no entienden a las mujeres, por personas que lograron el puesto gracias a la cuota de género por el que otras peleamos”.
Puebla, junto con Nayarit y Tlaxcala, es uno de los estados que prevé las sanciones más reducidas por abuso sexual, al considerar únicamente un mes de cárcel en comparación con el Código Penal Federal, que determina de seis meses a cuatro años (Estudio Delitos contra las mujeres 2007, del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) y el INEGI).
Y si bien el Código de Defensa Social del Estado contempla en sus artículos 278 Tercero: “Comete el delito de acoso sexual quien con respecto a una persona con la que no exista relación de subordinación, lleve a cabo conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad que la pongan en riesgo o la dejen en estado de indefensión”; y Cuarto: “Al responsable del delito de acoso sexual se le impondrá multa de cincuenta a trescientos días de salario”. Wuotto reprocha que se legisle “con una pena estúpida” y, sobre todo que su ambigüedad dificulta que pueda ser demostrado “no funciona para nada, lo hicieron para eso, para que no funcionara”.
Incluso recordó que en la legislatura pasada, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quitara como presidente de la Comisión Inspectora a Rocío García Olmedo, “una mujer valiente y luchadora, y todavía la desprestigiaste y le quitaste la oportunidad de ser candidata en Atlixco porque no era parte del grupo y se atrevía apoyar a las mujeres, ése es el modelo de equidad que quieren, mujeres que les da miedo de hablar sobre el derecho a decidir sobre su cuerpo, que por ningún motivo se suben y hablan de este tipo de situaciones”.
Las cifras en Puebla
De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH), 2006, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el total de mujeres de 15 años y más de Puebla que declaró sufrir violencia, 92.9 por ciento padeció algún tipo de intimidación en el ámbito de su comunidad; de éstas, 42 por ciento reportó abuso sexual, cifra similar a la media nacional que representa el 41.9 por ciento.
La violencia contra las mujeres perpetrada por sus parejas conyugales no necesariamente cesa con la separación y el divorcio. La misma encuesta muestra que 28.5 por ciento de las mujeres divorciadas y separadas que sufrían violencia por parte de su pareja durante su relación continuaron padeciéndola después de la ruptura conyugal; 10.3 por ciento de estas mujeres señaló haber sido víctima de violencia física y 7.8 por ciento de violencia sexual aún cuando se habían separado”, señala Natali Hernández de Ddeser.
Los objetivos del acto fueron:
Hacer que las mujeres ya no se asuman más como objetos de estereotipos, prejuicios y discriminación.
Detener y cambiar los viejos e inseguros paradigmas que generan discriminación y ayudan a perpetuar y normalizar la violencia de género.
Prevenir y eliminar actos sexuales forzados.
Fomentar el respeto afuera o dentro de cualquier espacio.
Concientizar a hombres y mujeres sobre el tema de violencia de género.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Las putas siempre seran PUTAS hagan lo que hagan y digan lo que digan... ¿se quejan de que las llaman putas? ¿y salen encueradas? JAJAJAJJA ¡¡¡¡¡PUTAS!!!!!